domingo, 11 de diciembre de 2011

A la búsqueda de un sueño




En busca del fuego, como nuestros antepasados más primitivos, persiguiendo sus sueños. No sé si lo conseguirán, pero seguir y seguir un camino, ni marcado ni escrito, acompañado de un duro trabajo y la diosa suerte lleva a satisfacer el alma del creador, del artista.

En esa playa de fina arena, un espíritu y cuatro seres se reunieron espoleados por sus genes en un frio día de Diciembre. La música, el arte, fluyeron una vez más. Corredores de fondo en el camino de sus sueños, sin esperar alcanzarlos, pero con un íntimo y profundo deseo de conseguirlos.

Heredada la constancia, el esfuerzo en silencio, con pocos medios, sin saber de dónde le vienen esas ganas, ese ímpetu por crear.

No es la primera vez ni la última que han prestado sus mentes, su trabajo para regalar su granito de arena a otros proyectos.

En esta generación, en las pasadas o en las venideras, una pátina de esa generosidad se reflejara en una solitaria lentejuela dorada, encima de un escenario.

Joaquin Vídal Dic 2012