domingo, 11 de marzo de 2012

La disciplina de la ética

Hoy me he despertado con un nuevo escándalo, esta vez en Andalucía. Como estamos en crisis, están saliendo como setas, si la economía fuera bien, no nos enteraríamos, todo iría sobre ruedas.
Esto me lleva a hacer una reflexión.

En mi casa como en la mayoría de hogares, municipios grandes o pequeños, en nuestras calles, cocinas, almacenes de empresas, disponemos de diferentes recipientes para reciclar, azul, amarillo, verde, dependiendo del material que vayamos a arrojar a la naturaleza. Hoy día es impensable mezclar plástico con orgánicos o papel. Los gobiernos, ayuntamientos, fabricantes y ciudadanos, hemos formado un frente común para mejorar a través del reciclaje el futuro de nuestra tierra.
Cuando paseo por la calle, en casi todas las ciudades, los dueños de los animales van provistos de bolsas para los excrementos de sus mascotas. La mayoría de las personas somos sensibles con los animales, nos dan compañía, seguridad, servicio. Si vemos algún maltrato, lo denunciamos, no soportamos, por regla general que se maltrate a un animal.

En estos tiempos que corren, ¿quien le da un cachete a un niño en público? En el caso de que ocurra, pueden perder, los padres, la patria potestad y que el menor ingrese en un centro de menores. En los casos de violencia de género, esta sociedad con los gobiernos a la cabeza persiguen a las personas que maltratan.

Todos, todos dependiendo de las rentas del trabajo que recibe colabora en el mantenimiento del Estado y no dejes de ingresar tu aportación, pequeña o grande, la administración te exigirá, por todos los medios. Las multas, ibis y todos los impuestos que ahora no recuerdo, pero que pagamos regularmente.

En todos los casos, que he expuesto anteriormente, el gobierno, rojo, azul, naranja o amarillo, se encarga por orden expresa de los ciudadanos que eligen cada cuatro años quien debe dirigir este país.

Y llegado a este punto, me pregunto, ¿por qué no se nombra un ministerio de “La Ética”?. Que nos recuerde a todos que la disciplina de la ética es tan importante o más que todas las cosas que he descrito anteriormente.
Esos miles de correos electrónicos que recibo al año, incluyan otros miles pidiendo protección contra los ladrones de nuestro dinero. Que en las comisarías, en los ayuntamientos, plazas públicas, pongan carteles con las fotos de los ladrones y no la quiten hasta que no devuelvan lo robado. Porque al final,igual que no se nos ocurre tirar una batería a la basura o el aceite por el fregadero, porque envenena la tierra, el futuro nuestro y de nuestros hijos con ese dinero que han robado, hemos dejado de pagar colegios, dependencia, sanidad y todas las cosas que necesita un estado moderno.
Por eso os pido, vuestra opinión esta vez la necesito.

Por un Ministerio de la Ética en España, que aplique la disciplina de la ética a los ladrones de nuestra vida. A los "asesinos" de nuestros sueños, de nuestra vida.




Joaquín Vidal 2012 marzo