martes, 14 de septiembre de 2010

Amelia Salmeron

Amelia Salmerón

Hoy, es mi primera vez, la primera vez que salgo al mundo, de la mano de mi amigo Joaquín Vidal. Escribo en su blog, me muestro. Quiero hablar de sentimientos, de sentimientos, palabras, momentos, situaciones pasadas. Situaciones, que echo de menos, que no veo en mi entorno, en definitiva, quiero hablar del amor, del enamoramiento.
Hoy ¿quién habla de amor? ¿Realmente alguien está enamorado? Si lo está, no lo veo, ni me entero. Echo de menos ese amor duro, sufrido, que como una duermevela, dejaba mis sentimientos a flor de piel, dudando si lo quería lo suficiente, y por supuesto si él me quería, aunque fuera un poco.
Pensareis que era sufrir, pero ¿sufrir lo llamáis a desear cruzarme en la oficina con él y sentir el viento que dejaba su cuerpo al pasar junto a mí?, viajar en metro, tres, cuatro paradas más para verle perderse entre la gente sin atreverme a hablar con él. Arreglarme a toda prisa, para esperar salir con él.
Salimos en tres, cuatro ocasiones, loca de amor, sin pensar en el mañana, vivimos el presente efímero, deseando en ese momento que fuera eterno. Nos despedimos, yo, con un hasta mañana, él en su corazón, con un hasta nunca.
Enamorada “hasta las trancas”, que me ha gustado siempre esa expresión. Hoy no estoy con él. Su hasta nunca, fue verdadero.
Hoy sigo echando de menos el amor verdadero, no lo veo.

Amelia Salmerón
Sept 2010