domingo, 7 de agosto de 2011

Cuéntame si alguna vez lloras, cuéntame como te va

El roce de cientos de zapatillas de esparto me despierta. La cera adherida al suelo hace que el sonido sea especial, mezclado con el humo de los cirios, el olor a azahar y el silencio que rodea el paso del señor Nazareno.
Todo eso unido a las sensaciones del resto de los cuatro sentidos entran en mi alma, “ a borbotones”. Se unen a mis recuerdos, a horas vividas, silencios de las personas que me rodean, que a veces gritamos juntos, que la vida nos pasa por encima, ora muy rápido, ora más lento.

Me pregunto ¿qué tabla de ejercicio, es la adecuada, como conseguir musculatura en el alma?

Te pido que vuelvas a nacer día a día, trences sentimientos, fortaleza física.Con solo ser como eres, no en mucho tiempo, las espinas se volverán rosas por donde caminaras, ora muy rápido, ora más lento.

El palio con manto azul se aleja con música celestial detrás, un año más le digo adiós, hasta el próximo, espero que entonces estemos en nuestro sitio.

A Nuria

Joaquín Vidal
Marzo 2008