martes, 13 de diciembre de 2011

Malta


Tengo el corazón dolorio,
de tanto querer,
dime tu, corazón mío,
que es lo que puedo hacer.

Si a tu puerta me acerco,
sale tu madre y me mira,
a tu corazón le voy a poner cerco,
para ver su me admiras.

En el fondo de tus ojos,
se alumbra un amor sincero,
me arrodillo en los suelos,
por ese amor verdadero.

Besando tu cuerpo entero,
los labios se me vuelven aguaceros,
yo quisiera ser velero,
para navegar por tu cuerpo, guiándome por los luceros.


Joaquin Vidal