domingo, 1 de julio de 2012

Quiero tener un recuerdo de lo que viví como un sueño


Una noche mágica, sin hogueras, en la penumbra. Solo una tímida luna iluminaba como un foco de una barra imaginaría sobre el escenario.

Hace unos meses, desconocidos con sus vidas a la espalda. En este tiempo, cada vez que un apretón de manos, abrazos o unos besos se han cruzado, antes o después de los duros ensayos, los gritos, reproches, correcciones, alientos, del director, hemos ido negociando trozos de nuestras vidas, entregando y recibiendo relatos frente a frente sin tecnologías con la palabra, donde desgranábamos alegrías y penas, espejos de todas las vivencias que tiene esta vida terrenal. Sin darnos cuenta, se ha ido tejiendo una hermandad, que la otra noche, trece almas, vivieron como un momento especial.

Por eso, quiero compartir con vosotros este recuerdo, cada uno que lo viva como mejor le siente a su corazón. Yo, hace unos meses cuando empecé a hacer teatro con vosotros, deseé un sueño, reírme mucho, mucho, con vosotros en una noche mágica, sin hogueras, en la penumbra, iluminado solo por esa tímida luna como un foco de una barra imaginaría sobre el escenario de esta vida, que espero algún día, volver a representar.

Joaquín Vidal 1-7-2012