lunes, 11 de enero de 2010

Me quiero parecer a ti

Siente la llama de la libertad y no tengas miedo para volar.


Que alegría escribir lo que uno siente y no tener freno a la hora de expresar, de crear. Cada cosa que escribes, que creas, al leerlo otra persona pones un minúsculo grano de esperanza en su vida, en ese momento no eres consciente de que has lanzado un pequeño alfiler a su corazón, has abierto un torrente de sentimientos, has logrado que quiera parecerse a ti.


De eso quería hablarte hoy, has crecido, eres una mujer adulta con todas sus ventajas e inconvenientes. Seguro, que sin que tu lo sepas, hay personas que quieren parecerte a ti. Puede que nunca lo sepas y que pasados unos años, en una conversación trivial, te lo confiesen. A mi me ha pasado, cuando me enteré, no creas que aportó un peso adicional a mi vida, si es verdad que en ese momento o mejor dicho, semanas o meses después me encontré siendo si cabe más honesto, más recto, más serio ante la vida. De verdad que esa situación no me incomodaba, ni lo hacía por lo que esperaban fuera de determinada manera, me salía, por supuesto los años van acompañándote, el tener hijos en el mundo también.




¿La vuelta ha sido grata? en tu fugaz aparición por aquí has dejado una sensación como algo bueno, construido sobre la madurez. Estuviste muy presente moralmente sin aparente presencia física, que fuerza hay que tener para dejar una huella tan potente con solo unas frases al despedirte ¿como se hace eso? estar más de dos horas en un sitio y dejar en el corazón de todos un surco que ni el mayor de los arados de este mundo es capaz de hacer ¿qué has aprendido? ¿Quieres enseñarnos?




Seguro que antes de que termine este mes, vuelves a salir. Sin darnos cuenta te estas incorporado a la vida. Poco a poco, irás entrando en esta corriente sanguínea que es la vida, te necesitamos a nuestro lado, hay una personita pequeña que se quiere parecer a ti, es la primera en la lista. Sin tu quererlo y sin que para ti deba ser una carga, por llegar a ser persona adulta, tienes que empezar a que ella desee parecerse a ti.


No has elegido ser la primera, te ha tocado. Los hermanos mayores lo tienen más difícil, te ha tocado. Para mi ha sido muy fácil, solo he tenido que estar pendiente de lo que hacía mi hermano mayor, él abría camino, recibía todos los golpes, yo detrás, los esquivaba, me ha tocado